En camino

En camino

sábado, 14 de junio de 2014

DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS LA SANTÍSIMA TRINIDAD 15 DE JUNIO DE 2014

“El Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo,sopló en su nariz un aliento de vida y el hombre se convirtió en ser vivo” –Gn 2,7- dans immagini sacre Icono+Trinidad+1

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 3, 16-18
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

ORACIÓN:
PROPUESTA DE UN CREDO ALTERNATIVO
PARA PENTECOSTÉS Y LA TRINIDAD
Yo creo sólo en un Dios,
en Abbá, como creía Jesús.
Yo creo que el todopoderoso
Creador del cielo y de la tierra
es como mi madre y puedo fiarme de Él.
Lo creo porque así lo he visto en Jesús, que se sentía hijo.
Yo creo que Abbá no está lejos sino cerca, al lado, dentro de mí,
creo sentir su aliento como un brisa suave que me anima
y me hace más fácil caminar.
Creo que Jesús, más aún que un hombre
es enviado, mensajero.
Creo que sus palabras son palabras de Abbá
Creo que sus acciones son mensajes de Abbá.
Creo que puedo llamar a Jesús
la palabra presente entre nosotros.
Yo solo creo en un Dios,
que es padre, palabra y viento
porque creo en Jesús, el hijo,
el hombre lleno del espíritu de Abbá.
José Enrique Galarreta

SENTIR EL VUELCO
A veces, sólo a veces,
pienso que tus palabras
superan con creces
lo que yo logro entender
en tus discursos y mensajes
de las últimas noches.
A veces, sólo a veces,
me sobrecojo y emociono
al escuchar, silencioso,
que tienes tantas cosas
que decirnos, todavía,
que sudas por todos los poros
Por eso repito en silencio:
Quizá éste sea el momento
de sentir el vuelco trinitario
dejándote entrar en mis aposentos.
A veces, sólo a veces,
siento viva y claramente
que me envuelve, libre,
el Espíritu de verdad,
el que viene siempre
lleno de filiación y paternidad.
A veces, sólo a veces,
se me abren las entrañas
y deseo ardientemente
que tu Espíritu siembre
todo lo que tiene el Padre
y no pudiste comunicarme.
A veces, sólo a veces,
anhelo conocerte más
y conocer tu mensaje,
para vivir a tu manera,
esa que sugieres sin cansarte,
siempre que hablas de tu familia.
A veces, sólo a veces,
creo y acepto firmemente
que es tu Espíritu de verdad
el que puede transformarme
quitándome dudas y miedos,
vergüenzas y recelos.
A veces, sólo a veces,
el misterio me sobrecoge
y me siento tan pequeño y débil
que vuelvo a soñar nuevamente
con fraternidades y sororidades
reveladoras de Dios padre-madre.
Y aunque sólo a veces
me suceden estas cosas,
tan queridas y tan humanas,
Tú trabajas tu obra,
con paciencia y ternura,
para que yo entre en vuestra casa.
Por eso repito en silencio:
Quizá éste sea el momento
de sentir el vuelco trinitario
dejándote entrar en mis aposentos.
Florentino Ulibarri

ESTÁS AQUÍ, SEÑOR
No te vemos pero, en Belén,
te hiciste hombre, te dejaste tocar,
adorar, amar y ofrendar.
No te escuchamos, pero en el Espíritu
tu voz habla con fuerza.
Fuiste, Cristo, la última palabra
que pronunciaste, la que se mantiene viva
perenne con el transcurso
de los años y de los siglos.
No te alcanzamos con la mano
pero en la Eucaristía vives y nos fortaleces
nos haces sentir tu cercanía y tu compromiso
tu poder y tu auxilio, tu Gracia y tu bondad.
ESTÁS AQUÍ, SEÑOR
Que no te dejemos más allá del sol y de la luna
pues bien sabemos, oh Dios,
Que eres sol de justicia
cuando te buscamos en las luchas de cada día
o te defendemos en los más necesitados
Cuando te anhelamos
en un mundo que necesita ser mejor
o te descubrimos en la común unión con los otros.
ESTÁS AQUÍ, SEÑOR
Tu secreto, un secreto a voces,
es el amor del Padre, con el Hijo y en el Espíritu.
Una familia que, estando sentada en el cielo,
camina con los pies de Cristo en la tierra.
Una conversación que, dándose en el cielo,
se escucha con nitidez a través del Espíritu Santo
Una mesa que, asentándose en el cielo,
se prolonga en la casa de todos aquellos
que cantan, creen, viven y se asombran
ante el Misterio Trinitario.
ESTÁS AQUÍ, SEÑOR
En el amor que se comparte
En la libertad que nos hace libres
En los lazos que unen
En el despliegue de ternura y de comprensión
En la personalidad de cada uno
En el afán de buscar puentes y no divisiones
ESTÁS AQUÍ, SEÑOR
P. Javier Leoz

VÍDEO:


"Así es nuestra experiencia, algo sencillo que vivido auténticamente, transforma nuestra vida"

MELODÍAS
- Himno de la Trinidad de Cristobal Fones sj


Texto y música © Cristóbal Fones, SJ
Canta y alaba al Señor 
Él nos ha dicho su nombre 
Padre y Señor para el hombre 
Vida, esperanza y amor (bis) 
Canta y alaba al Señor 
Hijo del Padre, hecho hombre 
Cristo Señor es su nombre 
Vida, esperanza y amor (bis) 
Canta y alaba al Señor 
Divino don para el hombre 
Santo Espíritu es su nombre 
Vida, esperanza y amor (bis) 
Canta y alaba al Señor 
Él es fiel y nos llama 
Él nos espera y nos ama 
Vida, esperanza y amor (bis)

- José Manuel González Durán, agustino recoleto. Cd Vendremos a él 

Dios desbordado, Dios desbordado,
Dios desbordado en tres,
tres personas distintas y 
un solo Dios verdadero.
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
oh, Santa Trinidad.
Quién puede, oh Dios, 
entender tu misterio,
amor tan grande,
quién puede entenderlo.
Cierro los ojos y busco en silencio;
haz que tu amor se haga fe en mis adentros.
Haz que tu amor 
se desborde aquí dentro;
que sepa hallarte
en lo pobre y pequeño.
Hazme entender
que estaré siempre lejos
si no me acerco
a quien sufre en silencio.
Dios desbordado, Dios desbordado,
Dios desbordado en tres,
tres personas distintas y 
un solo Dios verdadero.
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
oh, Santa Trinidad.

No hay comentarios: