En camino

En camino

sábado, 26 de abril de 2014

II DOMINGO DE PASCUA 27 DE ABRIL DE 2014


Lectura del santo evangelio según san Juan 20,19-31:
Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos.
Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.
Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espiritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

Para niños:
http://sermons4kids.com/thomas-slide2.jpg

ORACIÓN:
AUNQUE NO TE VEA, CREERÉ, SEÑOR
Que frente a lo palpable, Señor, nunca me cerraré a lo invisible
Que, si no puedo medir, dejaré que Tú, Señor, lo hagas por mí
Que seré un privilegiado porque, aunque no te vea, sé que existes
Aunque no te vea, creeré, Señor
Que sigues vivo y operante en medio de tu pueblo
Que en la experiencia interna del corazón es donde hablas
Que en las manos abiertas es donde acaricias
Que en los pies que acompañan es donde te haces presente
Aunque no te vea, creeré, Señor
Porque, otros hace mucho tiempo, te vivieron y te vieron
Porque, otros hace mucho tiempo, te escucharon y te contemplaron
Porque, otros hace mucho tiempo, te tocaron
Porque, otro hace mucho tiempo, después de dudar, creyó
Aunque no te vea, creeré, Señor
En tu presencia real y milagrosa en la comunidad cristiana
En tu presencia misteriosa en la eucaristía
En tu presencia silenciosa en el caminar del hombre y de la Iglesia
En la alegría que produce el saber que Tú caminas a nuestro lado
Aunque no te vea, creeré, Señor
Aunque no se pueda comprobar tu existencia
Aunque otros se dejen llevar por lo que exclusivamente se pueda medir
Aunque otros afirmen que tus heridas ya cicatrizaron y se cerraron para siempre
Aunque el mundo, sabio e ignorante a la vez, no sepan entenderte ni acogerte
Aunque no te vea, creeré, Señor
Entre otras cosas, Señor, creeré porque Tú sólo eres capaz de dar un brillo y una luz especiales a mis ojos, para ver que sigues vivo aún habiendo estado muerto por nosotros.

VÍDEO:


MELODÍA:







No hay comentarios: