En camino

En camino

martes, 11 de marzo de 2014

#evangeliodeldia Como la lluvia



Lectura del libro de Isaías 55,10-11:

Así dice el Señor: «Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, sino que hará mí voluntad y cumplirá mi encargo.»

Creo no equivocarme si afirmo que me temo que todos y todas tenemos partes resecas muy dentro de nosotros que necesitan de esa lluvia y de esa nieve para reblandecerse y volver a la vida. Nuestra "tierra reseca" puede provenir de desencuentros conmigo mismo y con otros, amigos, familiares, compañeros de trabajo, puede llamarse frustración o fracaso, desesperanza o desconsuelo... puede haberse enquistado en nosotros el sentimiento de que todo va y va a ir siempre mal, puedo haber sido conquistado por la desilusión o quizá por la apatía y el desengaño, o por la comodidad y la superficialidad, puedo haberme vacunado contra la compasión y haberme hecho fan de la indiferencia. 
¡Ojalá que seamos capaz de abrir nuestra tierra a la lluvia del espíritu de Dios para que nos inunde, nos empape por dentro, nos haga fecundos y germine en nosotros semillas de vida!






No hay comentarios: