En camino

En camino

lunes, 24 de marzo de 2014

En el 34 aniversario del martirio de San Oscar Romero


El día 24 de marzo de 1980, mientras celebraba la Eucaristía, Óscar Romero «la voz de los sin voz» fue asesinado. Hoy le recordamos, le honramos y deseamos que muy pronto sea oficialmente ese Santo que hoy ya es para tantos de nosotros.
En este día también, permitirme una oración por todas esas personas, muchas en lo oculto, que siguen muriendo por ser la voz de los últimos.

«He sido frecuentemente amenazado de muerte. Debo decir que, como cristiano, no creo en la muerte sin resurrección: si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño. Lo digo sin ninguna jactancia, con la más grande humildad. Como pastor, estoy obligado por mandato divino a dar la vida por quienes amo, que son todos los salvadoreños, aun por aquellos que vayan a asesinarme. Si llegaran a cumplirse las amenazas, desde ya ofrezco a Dios mi sangre por la redención y por la resurrección de El Salvador. El martirio es una gracia de Dios que no creo merecer. Pero si Dios acepta el sacrificio de mi vida, que mi sangre sea semilla de libertad y la señal de que la esperanza será pronto una realidad. Mi muerte, si es aceptada por Dios, sea por la liberación de mi pueblo y como testimonio de esperanza en el futuro. Pueden decir, si llegasen a matarme, que perdono y bendigo a quienes lo hagan. Ojalá así se convenzan de que pierden su tiempo. Un obispo morirá, pero la Iglesia de Dios, que es el pueblo, no perecerá jamás». Monseñor ÓSCAR A. ROMERO



ROMERO
A martyr’s death is a grace of God that
I do not believe I deserve.
But if God accepts the sacrifice of my life,
Let my blood bring liberty.
Let my blood be a seed of freedom,
Let my blood be a seed.
Let my blood be a seed of freedom,
Let my blood be a seed.
Let my death, if accepted by God,
Be for my people’s liberty,
And a sign, that hope will soon be,
Soon be reality.
Let my blood be a seed of liberty,
Let my blood be a seed.
Let my blood be a seed of liberty,
Let my blood be a seed.
You may say if they accomplish killing me,
That I pardon and bless those who succeed,
Would indeed they might be convinced,
Not to waste their time.
A bishop will die...
Let my blood be a seed of freedom,
Let my blood be a seed.
Let my blood be a seed of freedom,
Let my blood be a seed.
A bishop will die,
But the Church, God’s people,
Will survive. 




No hay comentarios: