En camino

En camino

sábado, 11 de enero de 2014

DOMINGO DEL BAUTISMO DEL SEÑOR, 12 de enero de 2014

Más obras del mismo artista en Fine Art

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 3, 13- 17
En aquel tiempo, fue Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirle diciéndole:
- Soy yo el que necesita que tú me bautices, ¿y acudes a mi?
Jesús le contestó:
- Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.
Entonces Juan se lo permitió.
Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una palma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía:
- Este es mi hijo, el amado, mi predilecto.

ORACIÓN:
Se abre el cielo y todo se llena del Espíritu Santo, todo se llena de Dios.Es el bautismo del Señor, el comienzo de su ministerio público, la manifestación pública del Espíritu de Dios en la vida de Cristo, que luego será don para el hombre en Pentecostés. Y Cristo nos es dado como el Hijo Amado de Dios, para que en él y con él también nosotros podamos gritar y llamar a Dios Abba, Padre.

ESTE ES MI HIJO AMADO
Te contemplamos, Señor, era un día apacible,
llegaste y te pusiste a la cola.
Había. Señor, mucha gente, todos los pecadores del mundo;
y sin decir nada, como uno más, te acercaste al Jordán.
El agua clara se volvió luz. El diálogo se hizo humildad,
y corrió el agua viva por tu cabeza y cuerpo.
Una voz sonó como trueno:
"Este es mi Hijo amado, escuchadle."
De pronto estalló todo en armonía,
una paloma surcó el horizonte,
la sonrisa del Padre se dibujó en el cielo.
Y empezaste a abrir el camino de la salvación.
Y, en un desierto, la vida de los hombres,
poniendo la semilla del amor del Padre,
creció la comunidad con una vida nueva
que tú nos diste en abundancia.

Que también, en mí Señor, 
se inaugure como en Ti 
un nuevo tiempo de misión y de trabajo. 
Que la presencia de Dios, del Espíritu 
y de toda tu persona, 
se haga presente en mí, de tal manera 
que, viviendo con alegría mi ser cristiano, 
sea semilla de aquella gran sementera que es tu Evangelio 
Que también, yo Señor, 
renazca a una vida nueva. 
Que no me sienta seguro de mí mismo 
Que no crea que, con ser bueno, ya es bastante. 
Que me fíe de tu Palabra, y con tu Palabra, 
me sienta querido por Dios y empujado 
a proclamar su existencia en medio del mundo. 
Tú, Señor, nos das una forma de entender la vida 
Tú, Señor, nos das el secreto de la felicidad 
Tú, Señor, con tu Bautismo 
cargas con todas nuestras flaquezas y miserias. 
Dios, sobre tus hombros, pone el futuro de nuestra humanidad: 
¡Redímela con tu testimonio y sacrificio! 
¡Rescátala de las incertidumbres que la asolan! 
¡Recupérala de aquellos falsos dioses ante los que se postra! 
Tú, Jesús, que eres preferido, amado, tocado por el Espíritu 
haz que, también nosotros, 
sintamos el calor de la gloria del Padre 
que no es otra que la comunión del Hijo con el Espíritu Santo. 
Amén


YO SOY DE LOS TUYOS, SEÑOR
Desde el día de mi Bautismo
en el que, Dios, me hizo hijo suyo
Cuando hago algo por los demás
y no sólo miro por mi mismo
Cuando escucho tu Palabra
y siento que Dios me habla con palabras de amor
Cuando, sabiendo que soy débil,
miro al cielo para que Dios me ayude
YO SOY DE LOS TUYOS, SEÑOR
Si no dejo que, nada ni nadie,
me aleje de Ti
Si hago el bien a los que me rodean
aunque algunos les parezca poco o nada
Si, como Tú, Señor, 
me dejo llevar de la mano del Padre
Si, allá donde hablo y camino,
soy semilla de verdad, de justicia y de perdón
¿SOY DE LOS TUYOS, SEÑOR?
Dame tu Espíritu para que, así,
no se apague en mí
lo que Dios en el día de mi bautismo 
me regaló con tanta fuerza y amor: 
su presencia.
Amén.

VÍDEO:






MELODÍA:

El Bautismo de Jesús
Letra y música: Fernando Leiva
En esos días, junto al río Jordán.
Junto al Bautista, Jesús se hizo bautizar.
Yo soy quien con tus manos se debe bautizar
Le dijo: Juan,
tú lo has de hacer,
porque así ordenado está.
Y se abrieron los cielos y bajaba como paloma
el Espíritu de Dios, el Espíritu de Dios.
Y una voz en el cielo decía: Es mi hijo amado
Él es el elegido, Él es el salvador.
Él es el salvador, Él es el salvador, Él es el salvador, Él es nuestro Señor.
Y se abrieron los cielos y bajaba como paloma
el Espíritu de Dios, el Espíritu de Dios.
Y una voz en el cielo decía: Es mi hijo amado
Él es el elegido, Él es el salvador.
Él es el salvador, Él es el salvador, Él es el salvador, Él es nuestro Señor.


No hay comentarios: