En camino

En camino

domingo, 24 de noviembre de 2013

24 de noviembre, día de las personas sin hogar.

Señor, ¿cuándo te 
vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos 
de beber, inmigrante y te recibimos, desnudo y te 
vestimos?¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y 
fuimos a visitarte?
Mt. 25

Un año más levantamos la voz, y lo hacemos, porque volvemos a quedar desprotegidos.
En nuestra Campaña de 2007, hablábamos de que “era una mala noticia que nos dieran el alta hospitalaria” y resulta que 6 años después, la mala noticia es, que ahora, ni siquiera llegamos a ser ingresados, en muchos de los casos.
Nos preguntamos que, si la salud es un derecho fundamental para todos los seres humanos, ¿Por qué existe tal cantidad de requisitos para acceder a ella? No llegamos a entender porqué es necesario cumplir una serie de exigencias para acceder a un derecho fundamental, ¡¡¡pero si son DERECHOS!!!!
Acarreamos innumerables problemas de salud, unos físicos, otros psíquicos y muchos más emocionales, necesitamos que se nos faciliten las cosas, no que se nos aparte. No queremos que la atención que se ofrece pase sólo por urgencias, desde ahí no hay seguimiento de un médico especialista, y ¿si necesitamos tratamientos específicos?
Queremos haceros ver, que el hecho de que nosotros quedemos fuera del Sistema Sanitario, no es algo aislado, y no nos afecta sólo a nosotros. El endurecimiento de los requisitos para obtener una tarjeta sanitaria pasa por estar cotizando a la Seguridad Social o haberlo hecho, y como es evidente, depende de tener o haber tenido un trabajo. Según está la situación actual, donde el acceso a un empleo, es casi imposible, nadie está libre de quedarse sin tarjeta sanitaria y, por consiguiente, a una atención médica primaria y por supuesto especializada.
Unos pocos afortunados, consiguen tarjeta para personas sin recursos, pero ¿Cómo se pagan las medicinas cuando las necesitan, si no se tienen recursos? Es importante que os hagamos saber, que depende de la Comunidad Autónoma en la que nos encontremos, te piden unos documentos u otros, para obtener la tarjeta sanitaria, esto nos obliga en muchas situaciones a desplazarnos para poder asegurarnos el acceso a la salud. Pero ¿qué pasa si no queremos salir de nuestro entorno? Con lo que nos cuesta empadronarnos, encontrar un lugar donde sentirnos protegidos, volver a entablar nuevas relaciones, et, etc, etc.
La situación de crisis, la destrucción de empleo y todo lo malo que está ocurriendo a nivel social, no es culpa nuestra, ¿Por qué las soluciones para esto pasan por perjudicarnos a nosotros?
¿Qué tenemos que hacer para que se sepa que el sistema sólo está preparado para gente con derechos? ¿Qué pasa con aquellos a los que nos impiden el acceso a ellos?. ¿Con los que no tenemos derechos?.
El bienestar mental y físico es un derecho de todas las personas. Queremos gritar muy alto: PARA QUE NO HAYA NADIE SIN SALUD. PARA QUE NO HAYA NADIE SIN HOGAR.

No hay comentarios: