En camino

En camino

viernes, 18 de octubre de 2013

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 20 DE OCTUBRE DE 2013 y Jornada misionera del Domund

Los manifestantes gritan durante la manifestación del segundo aniversario del 15M

Imagen
Lectura del santo Evangelio según San Lucas 18, 1-8
En aquel tiempo, Jesús, para explicar a los discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola:
–Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres.
En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle: «Hazme justicia frente a mi adversario»; por algún tiempo se negó, pero después se dijo: «Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esa viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara».
Y el Señor respondió:
–Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche? ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?

ORACIÓN:
Dios, porque caigo a menudo en la impaciencia
dame fe para seguir esperando 
lo que mis ojos quisieran ver antes que después.
Dios, si Tú quieres, confíame un poco de tu espíritu
para que, las fisuras que se abren a mi paso,
gocen de mi perdón y reconciliación con todos.
Ayúdame, oh Dios, a esperar aunque desespere
a mirar hacia lo alto, aunque me tiren de abajo
a comprender aún a riesgo de ser tenido por loco
a rezar, aunque me digan que soy un iluso.
Oh, Señor, regálame un poco de tu fuerza
porque, frecuentemente, me siento asaetado 
empujado al abandono y a dejar de llamar a tu puerta.
Oh, Señor, si yo te pido algo que no me conviene
hazme ver que, no es que no me das,
sino que me das aquello que menos infeliz me puede hacer.
Hazme entender que no es bueno sembrar con tormenta
y que, al dejar el grano,
he de hacerlo con cariño, tiento y paciencia.
Oh, Señor, pon en mis labios palabras oportunas
para que, lejos de engañarte,
digan lo que mi corazón cobija y mi mente piensa
Para que, lejos de acercarme a Ti con rodeos
sea como el agua transparente 
que se desliza rápidamente por los manantiales.
Oh, Señor, que sepa sentirte, amarte,
servirte, rezarte y alabarte
como tu nombre requiere y merece
Amén
P. Javier Leoz

Implícame
Implícame, Jesús, con la causa de los pobres.
Implícame con esta causa, que es la tuya.
Implícame, complícame, replícame,
Implícame a tu manera que sorprende,
inquieta e ilusiona.
Que no sepa dejar de mirar.
Que no sepa dejar de querer.
Que no sepa dejar de amar.
Complícame la vida, que eso
es lo que pasa cuando uno ama.
Complícame haciéndome apasionado.
Complícame porque las cosas no son fáciles.
Complícame porque las lágrimas duelen
y el hambre es mala,
y los gritos no se pueden apagar.
Complícame porque un mundo roto
no es un lugar cómodo.
Replícame cuando ponga argumentos
para escabullirme.
No me dejes posponer mi camino
Que ya está bien de muchas palabras.
Si estoy demasiado centrado en mis problemas,
demasiado dedicado a mis actividades,
demasiado ocupado en salir yo adelante,
Implícame, Señor, y complícame.

VÍDEO:







MELODÍAS:





 

Una mujer grita contra los recortes durante la manifestación del segundo aniversario del 15M. / Olmo Calvo.

No hay comentarios: