En camino

En camino

sábado, 1 de junio de 2013

IX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO, 2 DE JUNIO DE 2013



Lectura del santo Evangelio según San Lucas 9, 11b-17
En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar a la gente del Reino de Dios, y curó a los que lo necesitaban.
Caía la tarde y los Doce se le acercaron a decirle:
–Despide a la gente que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida; porque aquí estamos en descampado.
El les contestó:
–Dadles vosotros de comer.
Ellos replicaron:
No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío. (Porque eran unos cinco mil hombres.)
Jesús dijo a sus discípulos:
–Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.
Lo hicieron así, y todos se echaron.
El, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

ORACION 
- Javier Leoz
¡DÍNOS TÚ, SEÑOR! ¡DÍNOS CÓMO SEÑOR!
Cinco panes y dos peces, cuando hay fe y buena disposición para compartir, son suficientes para colmar y calmar las aspiraciones y las carencias de aquellos/as que llaman a nuestra puerta. Lo más fácil...escurrir el bulto. Lo más necesario y efectivo: hacer frente a tantas situaciones que son las nuevas caras y los nuevos rostros de hambre que caminan a nuestro lado.
¡DÍNOS SEÑOR! Dónde ir y a quien alimentar con nuestras presencias y palabras, con nuestros gestos y compromiso.
Los nombres y las calles donde multiplicar y hacer presente el pan y los peces de nuestra misericordia y delicadeza.
Los corazones solitarios necesitados de la masa y la harina que es el pan de nuestra compañía.
¡DÍNOS CÓMO! Permanecer atentos al sufrimiento humano sin necesidad de huir despavoridos en dirección contraria.
Compartir parte de nuestra riqueza sin, a continuación, mirar el vacío o la ansiedad que dejó en nuestros bolsillos.
Salir de nosotros mismos sin pensar que es de necios poner en la mesa de la fraternidad el pan fresco de cada mañana o las horas gratuitamente gastadas.
Cómo hacer posible ante los ojos del mundo la justicia cuando, cada día que pasa, parece utópico y poco menos que un imposible
¡DÍNOS SEÑOR! Una palabra ante la situación de la violencia, para poder llevar el pan de la PAZ
Una palabra ante el drama del egoísmo, para que podamos ofrecer los peces de la hermandad
Una palabra ante la enfermedad, para que inyectemos el pan de la solidaridad
DÍNOS CÓMO! Dar de comer a quien no pide precisamente tu pan, sino aquel otro que perece y que en esta vida caduca
Presentar el mensaje de tu vida, cuando hay tanta hartura de golosinas que embaucan, endulzan y malogran el paladar de la humanidad.
Trabajar, y no caer en ese empeño, para que la fuerza del hombre no esté en lo que aparentemente se multiplica sino en aquello que, por dentro, de verdad le enriquece y que en el mundo escasea.
¡DÍNOS TÚ, SEÑOR! ¡DÍNOS CÓMO SEÑOR! ¡Cómo con tan poco, pudiste Tú hacer tanto! cuando, nosotros con tanto, llegamos a tan poco.

- Jose María Rodríguez Olaizola


ORACIÓN FINAL de alabanza en el centro del mundo, ¿Rafael Prieto Ramiro?
Ve Jesús a la gente tan herida
y contempla a los pobres, a los hambrientos,
quisiera ser él mismo suave ungüento
y ser su medicina, su comida.
Vino para eso, para dar vida
y hacer del pan y el vino un sacramento,
del agua, del aceite y del aliento
medicinas de Espíritu escogidas.
En el centro del mundo la Eucaristía,
la mesa del amor y la esperanza;
se reparten raciones, a porfía,
de libertad y bienaventuranza.
Venid, pobres amigos, a la fiesta
de la vida, el amor y la alegría.
Allí encontraremos también a María
y una mesa para nosotros dispuesta.

- Pedro Casaldáliga: 
Mi Cuerpo es Comida
Mis manos, esas manos y Tus manos
hacemos este Gesto, compartida
la mesa y el destino, como hermanos.
Las vidas en Tu muerte y en Tu vida.
Unidos en el pan los muchos granos,
iremos aprendiendo a ser la unida
Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos.
Comiéndote sabremos ser comida,
EI vino de sus venas nos provoca.
El pan que ellos no tienen nos convoca
a ser Contigo el pan de cada día.
Llamados por la luz de Tu memoria,
marchamos hacia el Reino haciendo Historia,
fraterna y subversiva Eucaristía.
MELODÍAS
- Mi cuerpo es comida - Cristóbal Fones SJ - Pedro Casaldáliga (M y L)


-"Cinco panes y dos peces" - Hermanos Valdivia Gallardo - XtoJoven.com

- Cinco panes y dos peces, 

- Ixcis: Cinco panes en el CD Abrazando la noche

PARA REFLEXIONAR:

No hay comentarios: