En camino

En camino

jueves, 6 de junio de 2013

De negar el saludo



Quizá alguno de vosotros recuerde un vídeo que circula por youtube en el que varios cardenales le niegan la mano al entonces Papa Benedictto XVI. Ver ese vídeo me produjo cierta "indignación" pero sobre todo mucha tristeza, me pareció de una bajeza tremenda y creo que nadie se merece pasar un mal rato como ese, he leído en algún sitio que, según el protocolo, los prelados (no se si se dice así o purpurados) no tenían por qué hacerlo pero ver cómo iba ofreciendo su saludo a sus hermanos y cómo éstos no le respondían me generó estupor y, como ya he dicho, una inmensa tristeza.
Hace dos días, el ministro español de educación entregaba unos premios a los alumnos más brillantes de nuestro país (los premios fin de carrera a los mejores estudiantes universitarios), la escena, salvando las distancias, volvió a repetirse. He de decir que no comparto la política educativa que está implementando este Ministerio, y menos aún que estas reformas no hayan venido precedidas de un diálogo serio entre los diferentes actores implicados. Pero he decir también que no me gustó el gesto de no saludar al Ministro, me pareció una falta de educación y de respeto. Creo que bien podían haber protestado (además de llevando la camiseta verde como hicieron algunos de ellos/as) diciendo algo así como: "usted premia mi excelencia, excelencia que alcancé gracias a la pública", o "gracias a la pública usted me premia"... pero no me pareció "ejemplar" su comportamiento, creo que es momento (que siempre es momento) para seguir cuidando las formas y evitar darle alas a la crispación. Creo que nunca deberíamos rechazar una mano tendida, porque un apretón firme, una mirada a los ojos y unas palabras respetuosas, en mi humilde opinión, son más constructivas que un desaire y un desprecio. 

1 comentario:

Miriam Perez dijo...

T
otalmente de acuerdo.