En camino

En camino

jueves, 9 de mayo de 2013

Subes a los cielos, Señor

mirando el cielo siendo chico

ORACIÓN
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y, cumples, lo que tantas veces prometiste:
¡Yo voy al Padre! 
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y, en tu ascenso, nos señalas el camino 
para llegar a la ciudad de Dios
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y, a la derecha de Dios,
contemplas, vives y sufres
cuanto ocurre a nuestro lado
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y, sin darte cuenta,
tal vez nos dejas demasiado abandonados
demasiado preocupados por el mañana
demasiado llenos de cosas
demasiado vacíos de lo esencial, Señor.
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y, con tu Ascensión,
vemos que, desde el cielo a la tierra,
todo queda unido por una escalera
todo queda fundido en un futuro
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y, sin verte físicamente,
te veremos en la Iglesia que te proclama
en la Eucaristía que comulgamos
en la Palabra que escuchamos
en la Oración que desgranamos
en el Amor que ofrecemos
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Pero, aunque estés lejos de nosotros,
no dejes de echarnos una mano:
para que, el Anuncio, no nos sea tan duro
para que, la vida, no nos resulte tan agria
para que, nuestra fe, no se apague ni un solo instante.
SUBES A LOS CIELOS, SEÑOR
Y porque, subes y te elevas, Señor
no dejes de alzarnos con tu mano
cuando nos empeñemos caminar
por el simple suelo.
Amén.
Tomado de Betania

No hay comentarios: