En camino

En camino

miércoles, 15 de mayo de 2013

Espíritu Santo... Simeón, el Nuevo Teólogo

Siméon, el Nuevo Teólogo
Ven, luz verdadera.
Ven, vida eterna.
Ven, misterio oculto.
Ven, tesoro sin nombre.
Ven, realidad inefable.
Ven, persona inconcebible.
Ven, felicidad sin fin.
Ven, luz sin ocaso.
Ven, espera infalible de todos los que deben ser salvados.
Ven, despertar de los que están acostados.
Ven, resurrección de los muertos.
Ven, oh poderoso, que haces siempre todo y rehaces y transformas por tu solo poder.
Ven, oh invisible y totalmente intangible e impalpable.
Ven, tú que siempre permaneces inmóvil y a cada instante te mueves todo entero y vienes a nosotros,
tumbados en los infiernos, oh tú, por encima de todos los cielos.
Ven, oh Nombre bien amado y respetado por doquier, del cual expresar el ser o conocer la naturaleza
permanece prohibido.
Ven, gozo eterno.
Ven, corona imperecedera.Ven, púrpura del gran rey nuestro Dios.
Ven, cintura cristalina y centelleante de joyas.
Ven, sandalia inaccesible.
Ven, púrpura real.
Ven, derecha verdaderamente soberana.
Ven, tú que has deseado y deseas mi alma miserable.
Ven tú, el Solo, al solo, ya que tú quieres que esté solo.
Ven, tú que me has separado de todo y me has hecho solitario en este mundo.
Ven, tú convertido en ti mismo en mi deseo, que has hecho que te deseara, tú, el absolutamente
inaccesible.
Ven, mi soplo y mi vida.
Ven, consuelo de mi pobre alma.
Ven, mi gozo, mi gloria, mis delicias sin fin.

San Simeón “el Nuevo Teólogo”, es uno de los tres únicos santos que llevan el título de “teólogo”, junto con San Juan apóstol y evangelista y San Gregorio Nacianceno. De hecho, el título de “Nuevo Teólogo” dado a San Simeón fue al principio sólo una burla de algunos contemporáneos, que despreciaban el misticismo de este inusual monje de la Constantinopla de los siglos X y XI.

No hay comentarios: