En camino

En camino

sábado, 27 de abril de 2013

A propósito de Bangladesh: Cortometraje '38' y campaña Ropa Limpia

El miércoles pasado fue noticia el brutal derrumbe de un edificio de ocho plantas en las afueras de Dacca (Bangladesh) donde trabajaban más de 3.000 personas. En el día de hoy continúan las labores de rescate en busca de supervivientes, si bien son ya más de 300 los muertos y cientos los desaparecidos. 
Estamos ante una de las mayores catástrofes de una precaria industria que llena las tiendas de occidente de ropa muy barata y que supone el 70% de las exportaciones de Bangaldesh (cuyos destinos suelen estar en Europa y Estados Unidos) y el 17% de su PIB.
Desde hace muchos años diferentes ONG occidentales trabajan para que las empresas textiles para las que fabrican estas prendas se impliquen para mejorar las condiciones de trabajo en estos talleres de costura. Según la campaña Ropa Limpia, los empleados textiles de Bangladesh (el 90% de los cuales son mujeres) están entre los peor pagados del mundo: ya que cobran unos 32 euros al mes.
Tras el derrumbe del pasado miércoles varios activistas rastrearon entre los escombros y encontraron etiquetas y documentación de, entre otras empresas, Primarkt, Mango y el Corte Inglés. Muchas de estas empresas han incorporado ya sistemas para controlar la seguridad de su cadena de producción, si bien estos sistemas se manifiestan totalmente insuficientes, siendo este colapso una buena muestra de ello. Tras el incendio mortal del año pasado en este mismo país asiático, varias ONG y sindicalistas locales e internacionales promovieron un acuerdo por la seguridad de los edificios, que hasta la fecha solo ha sido suscrito por dos empresas. En Change se ha iniciado una acción para pedirle a Primark, Mango y Matalan que se adhieran al Acuerdo de Seguridad de Edificios y Anti-incendios de Bangladesh para prevenir las muertes de más trabajadores.
Como ciudadanos y consumidores tenemos la obligación de informarnos acerca de las condiciones en que han sido elaborados los productos que consumimos y está en nuestras manos presionar a las grandes empresas para que sucesos como el de Bangladesh no vuelvan a repetirse. 
¡Yo quiero que mi ropa sea limpia! ¿y tú?. ¡Está en nuestras manos!
¿Conoces la campaña Ropa Limpia (Clean Clothes)?, te recomiendo que le eches un vistazo a sus acciones. Aquí puedes ver el el cortometraje '38' que lanzaron hace un año. Ese número es algo más del salario mensual (en euros) de una trabajadora de la confección en Bangladesh y la talla máxima para 'disfrutar' de los productos de las grandes firmas de moda.

No hay comentarios: