En camino

En camino

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Se puede estar triste en Navidad II

Buenas tardes, la verdad es que no se muy bien por dónde empezar, bueno sí, empezar sí se cómo hacerlo,  quiero darte las gracias a ti que estás leyendo esta entrada...  ¡sin lugar a dudas lo mejor de escribir este blog es la cantidad de personas que, a lo largo de estos años, habéis ido entrando en mi vida a través de él!, con algunas de vosotras la relación sigue siendo virtual, con otras ha pasado a ser "real" (por lo de ponernos cara y voz delante de un café compartido) porque, sin lugar a dudas, ¡cuánto de realidad y de verdad tienen las relaciones virtuales fraternas en este sexto continente!
Ayer, después de escribir el primer post sobre: "Se puede estar triste en Navidad" y subirlo al perfil de facebook, a mi bandeja de entrada fueron llegando mensajes cálidos, tiernos, llenos de ternura y de cariño, llenos de paz y de esperanza.
Mensajes que solían comenzar con un "no nos conocemos pero...", "te leo desde hace tiempo y...", mensajes  de personas que "simplemente" decíais haberos sentido aliviadas por "saber que alguien más podía sentirse triste en Navidad siendo creyente sin sentirse culpable", mensajes de agradecimiento, de ánimo, otros deseando una feliz Navidad, todos aliento del niño Dios. 
Os dejo con un trocito de uno de ellos (que prometo responder con tranquilidad y no a vuela pluma como suelo escribir, 
"Por otro lado quería dejarte un regalo, hay un pintor que se llama Leonid Afremov. Él pinta sobre todo cuadros de noche, pero tiene una peculiaridad y es que están cargados de luz y de color. Me parecía significativo al hilo de lo que escribías. A mí me recuerda que no podemos elegir el momento del día o de la vida que nos toque vivir, si es de noche es de noche y eso no se puede cambiar, pero sí podemos elegir los colores y la luz que tenga nuestra noche"
Gracias A.,¡Gracias a cada uno/a!
Un abrazo desde lo hondo y, aunque oscuro, tratando de llenarlo, "de a poquito", sin forzar, de luz y de color, porque un niño nos ha nacido, Él es nuestra alegría y nuestra esperanza.
Ayer en mi examen di las gracias por vosotros/as, por los que estáis ahí y pedí que el Señor ilumine su Rostro sobre cada uno de vosotros y os llene de su Paz, de esa que ninguna noche puede arrebatarnos

No hay comentarios: