En camino

En camino

miércoles, 5 de diciembre de 2012

En el día internacional del voluntariado: el corazón lleno de nombres

Hoy mi corazón está lleno de nombres, son muchos los rostros e historias que, a borbotones y, por motivos diferentes, están desfilando por mi retina en estos últimos días, personas con las que he compartido alguna etapa del camino de mi vida y por las que hoy quiero dar gracias a Dios.
Quiero acordarme, de forma especial, de los voluntarios de mi Universidad que, que cada año, marchan al Sur a tener una experiencia de voluntariado. Yo, que colaboro en su "formación", soy testigo privilegiada de cómo les cambia la mirada, de cómo su vida se transforma y de cómo regresan iguales pero distintos, con una experiencia desubicante que les ubica y les configura como PERSONAS.
Algunos/as se han dedicado de forma profesional a la cooperación y son cooperantes en diferentes países de América Látina, África y Asia, otros/as están formándose para serlo en el futuro, otros/as tienen o buscan trabajo en Europa y siguen con el corazón enganchado y comprometido en la transformación del mundo.
Saber de ellos, construyendo Reino, TODOS Y TODAS, desde tan diversas partes del mundo y desde tan diversas profesiones y tareas es un regalo y, ¡sin duda! una gran señal de Adviento.
Doy gracias a Dios por mis chicos y chicas MAS, panes y peces, comida compartida repartida por el mundo.
Gracias por todas las personas voluntarias, "conmovidas por el latir de tantas vidas", que actualizan el milagro de la Solidaridad con sus gestos cotidianos.

"Entonces re descubro una verdad: 
mi vida, nuestra vida es Tu tesoro. 
Se trata entonces sólo de ofrecerte 
con todo nuestro amor, 
esto que somos. 

A veces me pregunto: "¿por qué yo?" 
y sólo me respondes: "porque quiero". 
Es un misterio grande que nos llames 
así, tal como somos, a Tu encuentro. 

Entonces re descubro una verdad: 
mi vida, nuestra vida es Tu tesoro. 
Se trata entonces sólo de ofrecerte 
con todo nuestro amor, 
esto que somos. 

¿Qué te daré?, ¿qué te daremos?, 
¡Si todo, todo, es Tu regalo! 
Te ofreceré, te ofreceremos 
esto que somos... 
Esto que soy, ¡eso te doy! 

Esto que soy, esto es lo que te doy. 
Esto que somos es lo que te damos 
Tú no desprecias nuestra vida humilde 
se trata de poner todo en tus manos. 

Aquí van mis trabajos y mi fe, 
mi canto, mis mates, mis bajones y mis sueños; 
y todas las personas que me diste 
desde mi corazón te las ofrezco. 

¿Qué te daré?, ¿qué te daremos?, 
¡Si todo, todo, es Tu regalo! 
Te ofreceré, te ofreceremos 
esto que somos... 
Esto que soy, ¡eso te doy! 

Vi tanta gente un domingo de sol. 
Me conmovió el latir de tantas vidas... 
y adiviné tu brazo gigantesco 
y sé que sus historias recibías. 

Por eso tu altar luce vino y pan: 
Son signo y homenaje de la vida. 
Misterio de ofrecerte y recibirnos, 
Humanidad que Cristo diviniza. 

¿Qué te daré?, ¿qué te daremos?, 
¡Si todo, todo, es Tu regalo! 
Te ofreceré, te ofreceremos 
esto que somos... 
Esto que soy, ¡eso te doy!.

No hay comentarios: