En camino

En camino

miércoles, 21 de noviembre de 2012

El Señor te bendiga y te guarde


"El Señor te bendiga y te guarde; ilumine su rostro sobre ti y tenga misericordia de ti. Vuelva a ti su rostro y te conceda la paz".
Con esta bendición, que San Francisco de Asís deseaba a sus hermanos, te deseo buenas noches.
Estoy un poco encogida, y no sólo porque tenga contracturado todo el lado derecho de mi cuerpo y siga resfriada; Continúo en modo "rosca", ¡anda!, ¿a ver si de ahí vienen las contracturas? ;)
Ya han pasado tres meses desde que murió mi mami y hoy una persona, con todo el cariño del mundo, me ha preguntado cómo seguía, no sabía que había fallecido. 
Se pasa mal, tanto la persona que pregunta como tú que tienes que volver a recordar todo. 
Hace un par de días mi sobrinita de cuatro años creyó ver a su abuelita por la calle, Me decía: ¡"y además estaba buena!", cuando le expliqué que del cielo no se podía bajar dijo "pues vaya rollo de cielo", "y ¿yo puedo subir a verla?, me dijo... A su manera la pequeña también está pasando el duelo.
Soy un re- mix de sentimientos encontrados, me vivo agradecida por las muchas cosas buenas que Dios me regala cada día pero también me vivo tan cansada y tan flojita, tan nerviosa...
Poco a poco, supongo, poco a poco...

3 comentarios:

joana dijo...

La presencia física no lo es todo. en ti, en tu corazón, tu madre quiere seguir sintiendo, a la vez que tu y en ti. Cada vez que vayas a comulgar en la unión con Jesús resucitado, también está tu madre, resucitada en El y por El.
Que la paz sea contigo...

Javier dijo...

No sé si te gustan las puestas de sol. A mí sí, aunque no tengo posibilidad de verlas muy a menudo... El sol se va alejando despacito, y cuando ya ha pasado mucho tiempo, todavía te parece que no se ha ido del todo. Y sigues quieto en el mismo sitio, porque en el fondo sabes que está allí detrás...O quizás porque lo llevas en tu retina, o en tu corazón. Tiempo. Tiempo y amor... Y, cuando amanezca -aunque tarde demasiado- volverás a verlo. Bello, radiante, nuevo...
Por cierto: pocas oraciones tan bonitas como ésa: "¡El Señor te bendiga, hermana!"

volvoreta dijo...

Queridos Ioana y Javier, ¡muchísimas gracias por vuestras palabras!, ¡que el Señor os bendiga y os llene de su paz y de su luz!.
¡Preciosas las palabras sobre las puestas de sol!, ¡me encantan!, y -Javier- me ha hecho sonreír tu comentario, llevaba un par de semanas viendo "de reojo" atardecer desde mi trabajo, atardece del lado contrario a mi Despacho ¡creo que esta semana intentaré hacer alguna excursión al lado opuesto del edificio para saborearlas en esta clave!!, colgaré foto, Abrazo enorme