En camino

En camino

domingo, 15 de marzo de 2009

La gran evasión


Esta ha sido mi actitud durante los últimos tiempos... más que evadirme de la realidad (¡nunca!) me he evadido del blog y de compartir con vosotros aquellos aspectos de la realidad, de mi realidad, que en estos meses no he entendido nada.
Quizá os vaya contando poco a poco...
Os adelanto que estos meses de trabajo oenegeril han sido duros, que"he perdido la inocencia", que me he dado cuenta "que en todos los sitios cuecen habas" y que, como humanos, somos incongruentes y no estamos a salvo, ¡faltaría más! de las miserias más humanas...
Gracias a Dios, voy retomando mi vida "anterior", me encuentro más humana y más madura... Me ha "hecho pupa" este tiempo, pero he crecido mucho, y con eso me quedo.
Un abrazo a cada uno/a

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué alegría da encontrarte de nuevo! Casi siempre crecemos, como tú dices, de la manera que más duele. Pero compartido se hace más llevadero.

Sólo di dónde hemos de enviar las "tiritas".

Un abrazo solidario.
Catimar.

Enrique dijo...

Gracias por acordarte de nosotros. También en Barcelona hace unos días murió una persona en la calle a quien otros compañeros del equipo de calle de Arrels le acompañaban desde hacía algunos años. Esta persona tenía sólo 50 años y tampoco quería nada. Su compañero de calle fue quien llamó a los servicios sanitarios y ha sido él quien más ha sentido su muerte.
Es algo que duele, pero que no nos debe de agobiar ni crear angustias. Al fin y al cabo situaciones así es lo que nos afianza en la creencia de que no somos salvadores de nadie, sino acompañantes de su soledad.
Me siento en comunión y hermanado con esa gente de la Red Íncola a la que, si te es posible, le traslades mi consideración y cercanía.
Un abrazo, Enrique
Y como tú dices: "Unidos en la misión de humanizar nuestras calles".