En camino

En camino

viernes, 2 de noviembre de 2007

Mariposa de Otoño


Hola a todos y a todas, no se muy bien qué me pasa, estoy cansada, triste, "otoñal", el regreso, la mudanza, la limpieza, la vuelta a la rutina siempre igual pero siempre diferente, los malos rollos de siempre...

"No estás enfermo, te parece".

Mi alma sigue vagando por algún lugar lejano, no se hacia donde apuntar el faro para que sepa regresar.

O quizá tenga que ser yo quien salga a buscarla.

Estoy cansada, triste, sólo soy una mariposa de otoño que se cansó de revoletear...

Que quiere desaparecer

MARIPOSA DE OTOÑO

La mariposa revolotea
y arde -con el sol- a veces.

Mancha volante y llamarada,
ahora se queda parada
sobre una hoja que la mece.


Me decían: -No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.


Yo tampoco decía nada.
Y pasó el tiempo de las mieles.

Hoy una mano de congoja
llena de otoño el horizonte.
Y hasta de mi alma caen hojas.


Me decían: -No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.

Era la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.

Todo se va en la vida, amigos.
Se va o perece.

Se va la mano que te induce.
Se va o perece.


Se va la rosa que desates.
También la boca que te bese.

El agua, la sombra y el vaso.
Se va o perece.

Pasó la hora de las espigas.
El sol, ahora, convalece.

Su lengua tibia me rodea.
También me dice: -Te parece.

La mariposa revolotea,
revolotea,
y desaparece.

Pablo Neruda

No hay comentarios: