En camino

En camino

lunes, 1 de octubre de 2007

¿Hasta cuando?

Cerca de 4.000 monjes budistas detenidos en la última semana en Yangón, la antigua capital de Myanmar (ex Birmania), durante las protestas en favor de la democracia, serán encarcelados en los próximos días en el norte del país, informa la BBC. Según ha confirmado la radio birmana, el estado de muchos de monjes es deplorable: despojados de sus ropas y esposados, se niegan a comer.
Al menos 16 personas han muerto desde que empezó la violenta represión, el 26 de septiembre, entre ellas dos extranjeros, aunque la cifra podría ser muy superior si se confirman las informaciones de la disidencia que denuncian que la Junta Militar ha hecho desaparecer decenas de cadáveres. La disidente Voz Democrática de Birmania ha difundido una imagen que muestra el cuerpo de un monje flotando cerca del nacimiento del río de Yangón, como muestra de la violencia militar.
Mientras, la represión continúa en las calles de las principales ciudades birmanas y los cuerpos de seguridad no permiten que puedan producirse las manifestaciones antigubernamentales que llegaron a congregar, con los monjes budistas a la cabeza, a 150.000 personas el martes en Rangún.
La rotonda en la que se encuentra la pagoda de Sule, en el casco antiguo de Rangún y uno de los lugares simbólicos de reunión de las movilizaciones, está cerrada con alambres de espino y numerosas tropas vigilan el entorno. Han sido instalados puestos de control en los principales cruces de la urbe y los monasterios continúan cercados por soldados.
Myanmar está gobernada por generales desde hace 45 años y no acude a las urnas desde 1990, cuando el partido oficial perdió ante la LND, que obtuvo el 82% de los votos, aunque el Gobierno nunca aceptó el resultado.
El jefe militar de la Junta birmana acepta reunirse con el enviado de la ONU
El jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, ha aceptado reunirse mañana con el enviado especial de la ONU para Myanmar (antigua Birmania), Ibrahim Gambari, ha informado hoy el Ministerio de Información birmano. Gambari llegó a Myanmar el sábado pasado con la misión de lograr que el régimen militar acabe con la brutal represión de las protestas populares y no ha podido desde entonces hablar con Than Shwe, aunque pudo reunirse el domingo con la líder del movimiento democrático birmano, Aung San Suu Kyi.
El hombre fuerte de Myanamar está considerado por algunos analistas el principal obstáculo para la reconciliación nacional y el comienzo del diálogo con la oposición, aunque su mano derecha, el general Maung Aye, de 69 años, no es mucho más partidario de tener contemplaciones con la Liga Nacional por la Democracia (LND), el partido de Suu Kyi.
Dinero a cambio de una manifestación pro Junta
Soldados birmanos peinan las calles de los barrios más pobres de Mandalay, la segunda mayor ciudad del país, en busca de ciudadanos a los que ofrece dinero para que participen en un acto público a favor del régimen, ha informado hoy la radio opositora Mizzima. Miembros de grupos paramilitares progubernamentales como la Asociación para el Desarrollo y la Solidaridad de la Unión ofrecen a los residentes 3.000 kyat (unos 2,20 dólares) si participan en la manifestación, que presumiblemente se celebrará hoy o mañana y que pretende contrarrestar las protestas contra la Junta Militar que lideran los monjes budistas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que voy a dejar de leer los periodicos durante un tiempo

Estoy demasiado cansada...

Carlos dijo...

Que mal