En camino

En camino

martes, 11 de septiembre de 2007

Me duele el mundo


Hay veces que, como a Popo y a su mamá, me duele un poco el mundo... Me cuesta entenderlo y aceptar que es en este mundo y no en otro en el que nos toca trabajar en todos los sentidos...


A veces pienso que estamos un poco locos, que damos importancia a cosas que realmente no la tienen y que nos olvidamos de lo esencial, que como bien dijo un amigo de POPO es invisible a los ojos...


Como sabéis estoy viviendo en Bruselas, hoy en mi casa me dijeron que tuviera cuidado, había programada una manifestación de integristas islámicos... bien, si resultó ser una manifestación de integristas pero del otro lado...


Cuando bajé del metro para ir, como cada día, a la Biblioteca de la Comisión, las calles estaban tomadas por centenas de policías, coches, autobuses de cadetes, furgonetas blindadas, lecheras... Los edificios de la UE estaban protegidos por alambres de espino y nadie, excepto una volvoreta intrépida , se atrevió a subir Belliard a la hora de la manifestación... No es que sea una valiente, ni una temeraria... Pero algo me decía que "no iba a llegar el agua al río", creo que los escasos manifestantes no salieron de la Gare...


Sin embargo esto me trajo a la cabeza y al corazón lo que la religión mal entendida puede dañar este nuestro mundo. Las locuras que en nombre de la religión se llevan cometiendo a lo largo de la historia...


Los manifestantes no llegaron a la Rue de la Loi, ni al edificio del Parlemento europeo, ni al Berlyamont... Ojalá que si que lleguen a estas Instituciones los deseos de aquellos que creemos en que es posible un MUNDO QUE NO DUELA, o al menos un mundo en el que los dolores de los otros, sus heridas no me sean indiferentes y en el que todos trabajemos por que este nuestro mundo sea SIMPLEMENTE más humano...


ARRRRRFFFFFFFFFFFGGGGGGGGGGGG
Por cierto, la viñeta, como casi siempre, de Ramón de El País digital

1 comentario:

Anónimo dijo...

El mundo duele, y ay de tí si este mundo no te duele