En camino

En camino

domingo, 27 de marzo de 2016

¡Feliz Pascua de Resurrección!



Retomo el blog después de una prolongada (nunca tanto) ausencia... No es que no tenga cosas que contar, ni siquiera tanto que no tenga tiempo para hacerlo... Es que... me cuesta y no encuentro palabras ni momentos, ni palabras para los momentos... 

No puedo garantizar que volveré en breve por aquí... Sólo quería compartir este tuit de @jmolaizola que me ha enganchado al leerlo...

Sí, yo también creo que, en parte, Resurrección es también eso... ir viendo cómo cicatriza, "de a poquito" lo que se antojaba como dolor sine die e infinito... Es acariciar, con cariño y ternura esas cicatrices y decirle a la muerte (al sinsentido, al dolor, a las ausencias, a las incomprensiones, a los fracasos, a las dudas...) que no tiene la última palabra... Que la vida se abre paso a borbotones sin pedir permiso a nadie ni a nada...

Y, que... ¡cómo no! ESTA MAÑANA... ¡ESCOJO LA VIDA!

¡FELIZ PASCUA A CADA UNO/A!

viernes, 4 de septiembre de 2015

Y tú, ¿has comenzado?


Reconozco que varias veces en estos días se me han saltado las lágrimas al ver algunas imágenes de personas (refugiados e inmigrantes) que huyen de sus países. Me duele saber que vienen de países sumidos en guerras y pobreza impuestas o al menos consentidas por los países hacia los que huyen.
En estos días también, reconozco que lo único que me llena de fuerza y de esperanza es contemplar la marea de gente sencilla que se ha puesto en marcha para ayudar a tanta gente que sufre sin pensar en mucho más, viendo en ellos a personas que necesitan de nuestra solidaridad, de nuestra compasión en el sentido más puro y auténtico de la palabra. Me emociona ver la oleada de ternura que está atravesando la fría Europa y siento que algo ya está cambiando. Yo, al menos, estoy cambiando. Y de la indignación he pasado a la acción. ¡No podemos esperar a que nuestros gobernantes lo hagan!. ¡Hagámoslo!